El apoyo de otros aumenta la probabilidad de dejarlo para siempre

La decisión de dejarlo es de ellos, pero tu apoyo puede ayudarlos

Dejar el tabaco es uno de los desafíos más grandes a los que se enfrentan las personas. Eso se debe a que consumir tabaco es mucho más que una mala costumbre: es una adicción muy poderosa.

Sin embargo, tu apoyo importa. De hecho, la gente que recibe ayuda tiene mayor probabilidad de dejar el tabaco para siempre que la gente que lo deja sin el apoyo de otros.

La decisión que toma una persona de dejar el tabaco es un paso inicial importante. Pero recuerda que, con frecuencia, dejarlo es un proceso, no un acontecimiento único.

Holding Hands

Por favor no lo olvida: tu apoyo es importante.

Dejar el tabaco no es fácil; diferentes personas se benefician con diferentes tipos de ayuda. Pregúntale a la persona que está tratando de dejar el tabaco qué tipo de apoyo necesita.

Hablar sobre el tabaco puede ser un tema delicado, pero es una conversación importante. Si la persona que consume tabaco menciona que está pensando en dejarlo, ofrécele tu apoyo. Si no menciona que está pensando en hacerlo, menciónalo tú. Si no parece tener interés en hablar sobre eso, tú puedes iniciar la conversación mencionando que leyiste una noticia sobre el tabaco en el periódico o que viste un anuncio en la televisión.

Trata siempre de hablar sin criticar a la persona y recuérdale lo mucho que la quieres o te preocupas por ella.

¿Eres tú ex fumador(a)? Comparte tu experiencia con tu ser querido quien quiere dejar de fumar. Dile cómo tú tomaste la decisión de dejar de fumar y cómo fue el proceso de dejar de fumar.

Apoyo del Colorado QuitLine

Junto con tu apoyo, la asesoría en español y los medicamentos gratuitos disponibles a través de Colorado QuitLine pueden ayudar a tu ser querido a dejar el tabaco para siempre.

 

Sigue estos consejos para ayudar a alguien a dejar el tabaco.

  1. Haz preguntas abiertas. Las respuestas te ayudarán a entender lo que tu ser querido siente. ¿Por qué decidiste dejar el tabaco? ¿Qué te causa estrés? ¿Qué piensas que te ayudaría a que el proceso sea más fácil?
  2. Escucha bien. Evita tratar de hacer comentarios; escucha solamente. Dejar el tabaco es una decisión personal y para muchas personas es un proceso que hace que se cuestionen, examinen o hagan un examen de consciencia. Las personas necesitan sentirse aceptadas y queridas, no que las juzguemos.
  3. Deja los sermones de lado. Regañar a tu ser querido no lo ayudará a dejar el tabaco. Probablemente solo haga que se enoje. No le preguntes si consumió tabaco hoy, y no te quejes si está irritable debido a los síntomas de abstinencia causados por la nicotina.
  4. Distráiganse juntos. Planea actividades que no incluyan consumir tabaco. Sugiere ir a ver una película al cine o a caminar, organizar una noche para jugar juegos de mesa con amigos, ir a comer a un restaurante o a un concierto o inscribirse a una clase de arte.
  5. Arma un botiquín para combatir los antojos. Pon en una caja goma de mascar, caramelos, palillos de dientes, bocadillos saludables como nueces y verduras, una pelota de hule para apretar con la mano, un libro con mensajes motivadores y una botella reusable para tomar agua.
  6. Mantén una actitud positiva. Los síntomas de la abstinencia pueden causar que tu ser querido esté irritable o se enoje. Mantén una actitud positiva; no se lo tomes a pecho. Intenta decirle: “Sé que esto es difícil para ti. Estoy muy orgulloso de que lo sigas haciendo. ¡Celebremos todo lo que has logrado hasta ahora!”
  7. Reconoce que la mayoría de las personas dejan el tabaco varias veces. Para dejar el tabaco, se necesita intentarlo una y otra vez. No te frustres. Apoya a tu ser querido cuando esté listo para dejarlo otra vez.
  8. Celebra los logros. Sé su fan número uno. Felicítalo/la cuando logre estar sin tabaco por un día, un mes o un año. Celebra las fechas importantes con una llamada o enviando un mensaje de texto, con flores, una tarjeta o una cena en su restaurante favorito.
  9. Ayuda a reducir el estrés. El estrés de la vida diaria es la razón por la que muchas personas fuman, y por la cual recaen cuando están intentando dejar el tabaco. Sugiere alternativas saludables para relajarse, como meditar, ir a caminar, ver un programa divertido en la TV, tomar un baño de tina, reunirse para cenar o dormir una siesta.
  10. Ten paciencia. Los antojos pueden durar semanas, hasta meses. Muchas personas empiezan a consumir tabaco otra vez dentro de los primeros meses. Demuéstrale a su ser querido que estarás presente a largo plazo. Sigue ofreciéndole tu ayuda y celebrando sus logros. ¡Tu apoyo es importante!